Más bolígrafos verdes

Que este blog se llame El boli verde es una receta compuesta por una buena cucharada de energía y positivismo, y también una pizca de casualidad.

Buscando qué nombre ponerle a mi espacio, valoré muchos relacionados con la palabra ímpetu. Proviene del latín impĕtus y significa impulso, movimiento acelerado y violento. En física es la cantidad de movimiento, que es la magnitud vectorial que resulta de multiplicar la masa de un móvil por su velocidad. Impulso es la acción y efecto de impulsar, que es la fuerza que hace moverse a un cuerpo y también el deseo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar1.

Elegí al principio esta palabra porque cuando estamos haciendo algo que nos motiva y nos gusta, solo el hecho de hacer, nos genera más energía para seguir haciendo. Más y mejor. O al menos así lo siento. Este blog espero que sea el reflejo de las ganas de hacer, del aprendizaje continuo. Y que la propia actividad aquí me impulse a seguir indagando y escribiendo más.

Como ves, al final el nombre del blog no tiene nada que ver con ímpetu. ¿O sí?

Reflexionando sobre otros nombres alternativos, me di cuenta de que siempre utilizo un boli verde para hacer listas y tachar los avances, revisar, anotar… Prefiero utilizar el color verde al rojo, que recuerda a las notas y correcciones del cole.

La casualidad llega cuando descubro que en educación existe el Método del bolígrafo verde, aunque más viral que científico, parece. Consiste precisamente en utilizar un boli verde en lugar de uno rojo para corregir los deberes y ejercicios de los niños. La buena noticia es que la técnica del bolígrafo verde no señala los fallos, sino el buen hacer. Subraya más aquello que hacemos bien que lo que hacemos mal. Y sin ser experta en estos temas, estoy segura de que ese destacar lo que hacemos bien facilita que queramos hacer más como ese «bueno» subrayado. Nos impulsa.

Así que el título quizás tenga algo que ver con mi visión del ímpetu, ¿no?.

Hacer más y mejor, reconocer los aciertos, también me suena a receta para el buen líder. Me interesa, así que este tema ya voy a dejarlo para otro día.

¡Bienvenido/a, ahora sí, a El boli verde!

Definiciones del Diccionario de la Real Academia Española.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *