El Método Canvas para emprender o innovar

A la hora de poner en marcha una empresa necesitamos es una buena idea, trabajarla y pasar a la acción. El paso intermedio entre la idea y la acción es quizás lo más importante: reflexionar, organizar conceptos y sentar las bases de lo que estamos creando. También podríamos querer reinventar nuestra empresa ya creada, para adaptarse a nuevas circunstancias del mercado.

En ambos casos podemos utilizar el Método Canvas para dibujar nuestra situación.

Creado por Alex Osterwalder en 2004, es una representación gráfica de un modelo de negocio basado en sus pilares fundamentales: desde los clientes a los que la empresa ofrece un valor, sus actividades, partners y recursos clave, hasta la estructura de ingresos y gastos. Aunque el modelo de negocio se definió mucho antes, Osterwalder introdujo la novedad de utilizarlo como herramienta para crear valor, y no para ganar dinero como sus antecesores.

En esta definición vemos sus implicaciones en el conocimiento de la empresa, sus áreas de negocio, y la relación entre éstas para detectar necesidades o dificultades, definir mercados o innovar para definir una nueva visión.

Cómo rellenar nuestro Canvas

La metodología Canvas es un lienzo de modelo de negocio dividido en nueve bloques que representan las variables que intervienen en la actividad de toda empresa. Estas nueve áreas de trabajo corresponden a preguntas básicas, y se completan en orden.

  • Qué (oferta).
  • A quién (clientes).
  • Cómo (infraestructura).
  • Cuánto (viabilidad financiera).

 

Las áreas del lienzo Canvas

  1. Oferta o propuesta de valor: son los productos o servicios que crean valor para un segmento de mercado, y lo que hace que elijan una determinada propuesta. Aquí intervienen factores cuantitativos y cualitativos, e influyen elementos como la novedad, imagen de marca, reducción de costes o riesgo, accesibilidad, etc.
  2. Segmento de clientes: quiénes son, y sus diferentes necesidades, canales o relaciones. Por ejemplo un mercado de masas, de nichos, diversificado o multilateral.
  3. Canales de comunicación: cómo la empresa se comunica, vende y distribuye los productos o servicios a sus clientes; su vía de contacto. Desde un equipo comercial propio, hasta las relaciones a través de socios o Internet, pasando por el servicio postventa y las estrategias de Marketing.
  4. Relación con los clientes: pueden ser personalizadas según los segmentos, y están motivadas por la captación de nuevos clientes, su fidelización o la estimulación de las ventas.
  5. Estructura de ingresos: obtenidos por su propuesta de valor, y que puede ser resultado de sistemas de fijación de precios diferentes. Por ejemplo, venta de activos, pago de cuotas por uso o suscripción, alquileres o licencias, servicios de intermediación o publicidad.
  6. Actividades clave: lo que tiene que hacer la empresa para que su modelo de negocio funcione; desde actividades de diseño o fabricación hasta la resolución de problemas.
  7. Recursos clave: aquellos que permiten la creación de la propuesta de valor, que pueden ser físicos, intelectuales, humanos o financieros.
  8. Alianzas clave: red de partners que optimizan su funcionamiento, como proveedores, alianzas estratégicas con competidores o joint ventures.
  9. Estructura de costes: gastos en los que incurre para desarrollar su modelo de negocio, costes fijos y variables, economías de escala, de alcance, etc. La empresa puede estar enfocada a minimizar costes o a generar valor.

Ahora sólo tenéis que empezar a plantear vuestro modelo de negocio. Aquí podéis encontrar la plantilla Canvas original, y muchas más para planificar: www.strategyzer.com/canvas/business-model-canvas

Artículo original publicado en el blog Economía Express, el 17 de Marzo de 2013.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *